fbpx

Trabajar tu marca personal de abogado es muy importante. Tu marca personal es cómo te promocionas. Es la combinación única de habilidades, experiencia y personalidad que quieres que el mundo vea. Es la narración de tu historia y cómo la das a conocer. Dado que un abogado no es un frigorífico o una motocicleta, la elección de uno u otro despacho, de uno u otro letrado, es una elección sobre la persona, por tanto depende en buena medida de la marca personal de abogado que estés construyendo.

Un abogado no es un frigorífico o una motocicleta. La elección del cliente sobre uno u otro despacho, tiene que ver con los atributos de tu marca personal de abogado Clic para tuitear

Por eso es tan importante trabajarla bien. Tu marca personal de abogado es el principal argumento por el que te reconocerán y elegirán. 

Por eso vengo hoy dispuesto a listar para ti una serie de pautas que te llevarán a crear una marca personal de abogado sólida, convincente y con impacto en el cierre de ventas. 

Tu marca personal de abogado: 12 claves

  1. DEFINE OBJETIVOS. ¿Qué quieres conseguir? ¿Qué tipo de imagen quieres proyectar: moderna, clásica, actual, desenfadada? ¿Qué tipo de público buscas: joven, familia, adulto, empresa…? Lo primero es partir de objetivos. Entiende el marketing como un navegador. El marketing es el navegador, tu empresa es el punto en el que te encuentras y los objetivos son el destino al que quieres ir. Sin unos objetivos claros, no podemos calcular una ruta. Teniéndolos sí, incluso aunque nos perdamos, podremos recalcular la ruta y volver a situarnos. 
  2. PLANIFICA Si ya tienes unos objetivos definidos, marca la estrategia. Siguiendo con la analogía, la estrategia es el camino que elegiremos para llegar a nuestro destino. Tienes que saber poner en un papel qué pasos daremos y en qué orden.
  3. EMPIEZA A TRABAJAR LA MARCA PERSONAL Empieza a visualizar a ese profesional que quieres transmitir ¿Quieres una imagen desenfadada y un público joven?  Apuesta por pantalón y americana, deja el terno para cliente empresa o sector financiero ¿Quieres llevar casos de familia? Empieza a aparecer en Facebook o Instagram, que es donde las familias pasan tiempo cada día etc.
  4. EMPIEZA SUAVE. Al principio, no te impongas cambios drásticos o rutinas imposibles de seguir. Ve poco a poco y aumenta la intensidad de tu trabajo en marketing personal y marketing jurídico a medida que vas afianzando hábitos positivos para tu firma.
  5. MANTÉN LA LÍNEA. El cliente es sensible a la coherencia. Por ejemplo, si llamo a un despacho serio y formal, y me atienden de tú, oyéndose música de la radio de fondo, me mantienen a la espera… no estaré satisfecho. Si visito un despacho joven y desenfadado y me encuentro una decoración rococó y personas que hablan desde tecnicismos legales, latinismos decimonónicos que nadie entiende y una iluminación zurbaranesca, no estaré en sintonía con lo que busco y me iré a otra firma. 
  6. RODÉATE DE AYUDA. Será difícil ser el mayor experto en reclamaciones bancarias de tu ciudad y a la vez controlar diseño web, fotografía, redes sociales, marketing de contenidos, publicidad CPC… Créeme, no es sencillo. Necesitarías todo el tiempo que dedicas al Derecho para esa amante celosa que sería el marketing —si es que quieres hacer marketing profesional, no casero—,  por lo que te pregunto ¿no es mejor apoyarte en la medida de tus posibilidades en expertos en marketing para abogados?
  7. MARCA PERSONAL NO ES HABLAR DE TI SIN PARAR. Eso es egolatría. Tu marca personal de abogado es cómo hablas a tu cliente, cómo transmites tus conocimientos, cómo de accesible o distante eres, etc. 
  8. MARKETING. La marca personal de abogado tiene el cometido de darse a conocer a tus posibles clientes. Si no se promociona es como si no existiera. La marca, personal o corporativa, es un fenómeno de comunicación. Es transmisión. Si no se transmite falta a su propia naturaleza. La marca son los adjetivos que queremos evocar en la mente del cliente cuando nos ve o escucha. Es comunicación.  
  9. BENEFICIO CONCRETO ¿Parece obvio? Pues no lo es. Fíjate en el mensaje de muchos despachos, de muchos colegas… ¿qué dicen? Soy esto, somos lo otro. Pero «somos» no es visto por el posiible cliente como una ventaja. El cliente va buscando otros verbos: «logramos, garantizamos, conseguimos…» Apuesta, en tus mensajes, por dar prioridad no a lo que eres, sino a lo que haces. Eres lo que haces, no lo que dices que vas a hacer.
  10. CAMBIA CON TU CLIENTE. ¿Llevas 25 años ejerciendo la abogacía? Te felicito. ¿No tienes web? ¿No publicas contenidos de valor para tus posibles clientes? ¿Es difícil encontrar referencias digitales de tu despacho? ¿Pueden comprarte y celebrar consulta contigo desde casa? ¿No participas en eventos como patrocinador? Entonces ya no te felicito tanto. Tu cliente, ya no es el cliente de hace 25 años. Lleva móvil y se comunica por él más que por viva presencia hasta con su madre. Adáptate a ello.
  11. VISIBILIDAD. ¿Sabrías decirme cuánta gente entró en tu web el mes pasado? ¿Cuánta gente vio tus posts en Facebook la semana pasada? ¿Realizas acciones para llegar a una masa crítica suficiente para provocar un volumen de consultas suficiente para tu firma? Haz por llevar tus servicios a conocimiento más personas dentro de tu perfil de cliente. Pon tu esfuerzo en que eso suceda.
  12. TOMA CONTROL. Mide. Ten cifras. Habla con conocimiento de causa. Domina el panorama. Si inviertes en publicidad en Google, pide cifras de cuánta gente vio el anuncio, cuánta hizo clic, a qué secciones de la web entran más, qué servicios están infrapromocionados y cuáles mejor; qué posición ocupas en Google para cada concepto jurídico etc.

En definitiva, un despacho de abogados es un proceso emisor-receptor. Hay un profesional que ofrece un servicio y un cliente que puede necesitarlo. En paralelo, una marca —o una marca personal de abogado— es un proceso también. Hay un emisor (el abogado), que envía mensajes a un receptor (el cliente) para provocar en él una intención de contratación. Como vemos, son conceptos que están perfectamente alineados, el ofrecer un servicio y el comunicarlo.

Si quieres captar más clientes para tu despacho legal, no puedes prescindir del marketing, que es la forma inteligente, por planificada y eficiente, de llevar a conocimiento de quien quieres que sea tu cliente, los servicios que puedes darle.


Álvaro Sánchez Oliveros

Consultor de Marketing Jurídico  Asesoramiento & Management

DESCARGA GRATIS TU GÚIA para elaborar un PLAN DE MARKETING para tu despacho de abogados

637 903 716 | alvaro@clippingrrpp.com

Súmate a mi comunidad privada para abogados

Call Now Button