Instagram

 

Esto de las redes sociales es tornadizo como la mesa de un trilero. Si antes no eras nadie sin cuenta de Facebook; poco después pasaste a tener que abrirte cuenta en Twitter para parecer de este siglo… Pues bien, ahora si no tienes Instagram no estás —In— (nunca mejor dicho). 

Cada vez más empresas aterrizan en Instagram. ¿Es un buen lugar para ellas? Sí, porque allí es donde están las personas ahora y allí es donde tendrán visibilidad si aparecen de una forma bien gestionada. Anotamos una cifra para que no quepa lugar a la duda: Instagram cuenta ya con más de 500 millones de usuarios activos, comparten cada día más de 95 millones de fotografías en esta red social (propiedad de Facebook). Instagram tiene varios aspectos positivos para las marcas, que resumiremos en:

  • Enorme caudal de clientes potenciales.
  • Posibilidades de contacto (comentar, mencionar, textos, vídeos, fotos, y un magnífico Inbox).
  • Generador de tendencias en tanto que red plástica y/o visual. Es la red de los influencers por excelencia junto a Youtube.

Queda claro: nuestra marca debería estar presente en Instagram. Ya estamos en condiciones de aplicar estos 5 consejos o tips para aprovechar al 100% el potencial comercial que nos brinda la plataforma. 

1 — Mima el diseño. Sé visual. 

Es una red de imágenes. El contenido que vas a compartir, siempre será una imagen. Si no eres un esteta, Instagram no es tu red y tu empresa deberá buscar a quien pueda gestionar tu perfil en dicha red.  Por su fisonomía, Instagram es más fácil de gestionar para una marca de ropa que para una empresa distribuidora de desinsectantes, porque cualquier prenda será susceptible de convertirse en una pieza de ese catálogo visual que será su Instagram y pocas veces alguien dará like en un retrete por muy higiénico que luzca. ¿Entonces, qué pueden hacer estas empresas cuyo producto o servicio es más funcional que estético? Vamos al punto 2.

2 — Donde no llega la imagen, llegará el diseño gráfico.

No tengas reparos en contratar una agencia de comunicación experta en Redes Sociales para que implante conceptos de diseño gráfico a tu marca. La marca de desinsectantes no puede subir “a pelo” fotos de su showroom, pero puede subir un diseño de una propietaria de establecimiento con baño desinsectado, muy feliz acompañada de un eslogan «Mimando al cliente hasta en donde no podemos acompañarle». Si el chico/a irradia felicidad, la imagen transmitirá satisfacción, beneficio, bienestar… y recibirá un trato más amable que la del inodoro, y el publicista habrá conseguido cambiar el aspecto inicial aparentemente desventajado de este marca en Instagram. 

3 – Aprovecha la plataforma inbox

Instagram te va a permitir conversar en privado con los usuarios. Aprovéchalo. Mándales promos, hazles preguntas, conversa con ellos, propón citas comerciales, invítalos a eventos, solicita visitas… No te quedes en lo postural. Es una red viva que te permite colarte en el móvil de aquellos con los que quieres conversar tal como si tuvieras su Whatsapp. Pero ojo, cuando lo hagamos, hemos de ser pertinentes, relevantes… Se trata de dirigirnos con algo interesante que ofrecer, no de molestar con tonterías o la exclusiva intencionalidad de vender. 

4 – No seas pesado

Más no da más a las marcas en Instagram. Los usuarios usan esta red porque les gusta. Pero no la usan porque sienten un fanatismo irrefrenable por tu marca. En medio de su timeline, no les importará ver alguna imagen tuya (si te siguen, será por algo) pero ver 15 tuyas en medio de su escarceo con la red les va a llevar a dejar de seguirte, no por nada, sino para que no aparezcan tantos impactos tuyos en su repaso diario. Publica con criterio, en las horas de mayor audiencia (si no sabes monitorizar datos como este podemos ayudarte) un contenido útil y de valor que ellos puedan aplicar para aprender sobre algo que les interesa. Sé empático. 

5 — Respeta los tamaños de imagen y formatos en Instagram

Si las imágenes que subimos no están maquetadas de acuerdo a las dimensiones, resoluciones etc. para las que Instagram está diseñada daremos una pobre impresión. Nuestros clientes en potencia pueden pensar «No son capaces de mimar un detalle así, probablemente su producto/servicio tenga el mismo nivel de acabado.» Como no queremos que piensen eso, ahí van algunos datos que te van a venir muy bien:

  • La imagen de perfil de Instagram 
    • El tamaño válido es: 110 px x 110 px
    • La máxima resolución que admite es: 180 px x 180 px.
  • Imágenes que subes a Instagram:
    • Nosotros siempre recomendamos trabajar la imagen cuadrada con el área de trabajo de 1080x1080px
    • Trabaja siempre que puedas (si puedes) con el mismo formato (todas cuadradas, todas rectangulares…) para dar coherencia a la visual general de tu perfil.
    • Te admite hasta 2048 x 2048 px pero no te hace falta trabajar así ya que Instagram reduce a su acomodo el tamaño y resolución de lo que subas.
    • Si aún así, prefieres el rectágular, trabaja con 1080 x 566 px
    • Y si trabajas con el vertical, usa  1080 x 1350 px (aunque este formato triunfa menos en Instagram según algunos estudios)
  • Vídeos: Sí, también tienes posibilidad de subir vídeos:
    • Al timeline 640 x 640 de resolución y entre 3 y 60 segundos de duración.
    • Estados de Instagram (stories que se pierden a las 24 horas) 750 x 1334 px (10 segundos)

Las imágenes en Instagram triunfan más que los vídeos. Provocan todavía casi el doble de reacciones. Hoy por hoy. Pero la tendencia es el vídeo. Tenlo en cuenta a futuro. Las imágenes con buena resolución, iluminación, estética, diseño, nivel de detalle, recursos gráficos… tienen más participación de forma directamente proporcional a lo esmeradas que sean. 

Conclusión

  • Como empresa, has de estar en Instagram seas del sector que seas.
  • Si tu producto/servicio es muy visual, será más fácil y si es más abstracto (un serio despacho de abogados, un producto poco estético o cosas así) un profesional del social media podrá explotar la red más allá de donde tú llegarías por lo tanto no tienes excusa para no buscar allí a tus clientes tú también. 
  • Cuidar la imagen en esta red y aprovechar sus posibilidades de conectividad son la clave de una buena presencia en la red visual por excelencia.