fbpx

Muchos de nuestros lectores quieren formarse como abogado consultor jurídico. Si la pandemia que estamos viviendo nos ha enseñado algo, es que la formación online, a distancia y sin necesidad de desplazarse formará parte de nuestras vidas. Necesitamos formarnos de manera insistente en el ámbito laboral y queremos encontrar una oferta formativa que satisfaga esa necesidad. El ámbito del abogado consultor jurídico no es ajeno a ese interés.

Formarnos como abogado consultor jurídico

Existen plataformas, en las que podemos formarnos sin desplazamientos ni pérdidas de tiempo. Todo online. Además, se puede elegir entre un ramillete de opciones muy variado. Ante este escenario muchos se preguntarán: ¿cómo elegir la mejor opción formativa? ¿cuál es el curso que más me conviene?

A la hora de elegir tu curso, te recomendaríamos observar si contiene algunos elementos como los que citamos a continuación para que puedas usarlo a modo de guía:

  • Ofrece formación teórica pero también práctica.
  • Posibilidad de realizar prácticas en despachos de abogados o en departamentos jurídicos in company en empresas. (Para que puedas trabajar como consultor interno o incluso crear tu propia consultoría independiente).
  • Posibilidad de ejercitar de manera práctica el contenido aprendido a nivel teórico.

Abogado consultor jurídico: ¿cómo trabaja?

Un abogado consultor jurídico presta consejo en el ámbito jurídico y legal a particulares y/o empresas. En muchos de los casos, el abogado consultor jurídico, trabaja in company —o a nivel interno— en una empresa y se especializa en un ámbito concreto del derecho, del que es objeto la actividad de la empresa. Por ejemplo, derecho inmobiliario para empresas del sector de la edificación; derecho marítimo para navieras y empresas de logística marítima etc.

Una profesión con demanda

Formarte como abogado consultor jurídico es una decisión que puede fraguar en un horizonte laboral prometedor antes que otras ¿Por qué? Por la propia tendencia de la sociedad, cada vez se necesita de más asesoramiento legal en un entorno que es cambiante y complejo.

Esto significa que existe una demanda de servicios de consultoría legal, tanto en el ámbito corporativo —de manera muy especial— como en el ámbito particular. 

En el universo empresarial, es mucho lo que puede solicitarse a un consultor jurídico:

  • Actuar en defensa de los intereses de la empresa
  • Emitir informes jurídicos,
  • Negociar con proveedores, clientes, empleados…
  • Revisar mensajes publicitarios.
  • Mediación para la resolución de conflictos en el ámbito extrajudicial.
  • Redacción de contratos
  • Planes de cumplimiento normativo (Compliance)
  • Asesoría en protección de datos (DPO)

Y así, podríamos añadir muchos más ítems a la lista. 

Conclusiones

Por lo tanto, a la hora de elegir una formación, deberíamos cerciorarnos de que será enriquecedora en lo práctico y en lo teórico. «La teoría sin práctica es tontería y la práctica, sin teoría, es rutina» se decía con acierto en la antigua Grecia.   

El otro aspecto que deberíamos considerar es que se den los condicionantes para optar por una formación con perspectivas laborales, esto es tanto como decir: que haya una demanda de las actividades que nos vamos a preparar para ejercer. Y esta condición, como ya ha quedado expuesto, se da de sobra en el ámbito del abogado consultor jurídico. Ahora solo falta poner tu parte y dar el paso.

 

 

 

 

   

Call Now Button