fbpx

¿Quién iba a decirnos que los despachos legales crearían tiendas online —páginas webs, con opción de pago por tarjeta— para que sus clientes concertaran consultas con ellos vía online? Cuesta creerlo, pero ¿quién iba a decirnos que pasaríamos encerrados meses, que habríamos de saludarnos a codazos o que los niños verían a «la seño» por Skype?

La gente, tu cliente, sigue estando ahí: sigue heredando, comprando y vendiendo, divorciándose, contratando y despidiendo… y necesitando un abogado.Lo que ha cambiado es su contexto y tenemos que adaptarnos a ellos. El despacho que no tenga una identidad digital y ofrezca según qué posibilidades de contratación, tendrá más dificultades. No sobrevive el más grande ni el más fuerte, sino el que mejor se adapta.

Consultas legales online

Antes de la pandemia, el sector legal, como los demás sectores, titubeaba con la agenda digital. Sabemos de cierto conservadurismo connatural al sector de la abogacía. 

Los más avezados, tenían tímidos acercamientos: una página en Facebook —sin publicaciones—; una web que no renovaba contenidos o mal planificada —cuando no anticuada—; o apenas una aparición en Google por tener un despacho físico en alguna calle de alguna ciudad del planeta. Poco más.

Pero no se habían producido cambios significativos en el modelo operativo. En el modelo de negocio. Hay que volver al origen: se está para servir al cliente, o no se está. 

Las consultas legales online son una forma en que el despacho se adapta a una sociedad con menos movilidad pero que sigue necesitando abogados Clic para tuitear

En este sentido, durante el confinamiento se dieron cambios. Los despachos más visionarios, los que pensaron cómo seguir dando servicio a sus clientes a pesar de las evidentes dificultades, pronto alumbraron las consultas legales online como solución: es una forma de vender, cobrar por adelantado y seguir celebrando reuniones de consulta con los clientes. 

Es fácil de realizar; fácil de ofertar y fácil de comprar. Un modelo que va ganando auge en la era de la distancia social, pero que ya era una ventaja explorada por algunos sectores antes de la pandemia. 

Los despachos que se plantean realizar consultas legales online, tienen el campo está abonado, navegan con viento de cola. El ciudadano está aleccionado: si le sale un orzuelo, no puede ir al médico, tiene que llamar por teléfono y tendrá su pomada anotada en su tarjeta sanitaria. Como esa, tantas otros miles de compras online. El e-commerce se ha multiplicado por 900 durante la pandemia. 

Entendiendo qué son consultas legales online

El modelo de consultas legales online se había «trabajado» antes, pero en forma cutre. Me refiero a esos portales en los que el abogado paga una cantidad y donde apunta su firma y la gente hace una consulta que te llega al correo para que la respondas a un potencial cliente, cruzando los dedos para que de ahí salga un cliente de verdad.  

Tener tu propia pasarela online de pagos con tarjeta en tu despacho es otra cosa. Consiste en habilitar dentro de tu web —si tienes web y es más o menos reciente— la posibilidad de poner un botón «Contratar Consulta» y con él, tu cliente te paga directamente a ti, sin intermediarios. Es una persona que está segura de querer celebrar esa videollamada contigo, de pagar por ello y —en vez de mandarte una pregunta— disponer de tu agenda durante toda una hora para bombardearte a preguntas.

Es calidad para el cliente, que recibirá una respuesta extensa y personalizada, no un escueto email con vaguedades y generalidades. Es calidad para ti, que estarás cobrando por tu consulta de acuerdo a tu tarifa. 

Conclusiones

  • Las consultas legales online han crecido durante el confinamiento. Se adaptan a una sociedad que no tiene tanta movilidad pero que sigue necesitando abogados.
  • Los despachos que apuestan por añadir la consulta legal online a su gama de servicios, abren una nueva vía de ingresos y dan otra facilidad al cliente: inmediatez, comodidad y practicidad. 
  • Hacerlo, no es hacerlo de cualquier manera, sino con criterios de calidad. Una estrategia de calidad, basada en un buen diseño web, un posicionamiento eficiente en buscadores y una mínima inversión en promocionar tales servicios pueden ser un punto de partida eficiente. 

Álvaro Sánchez Oliveros

Consultor de Marketing Jurídico  Asesoramiento & Management

DESCARGA GRATIS TU GÚIA  PLAN DE MARKETING para tu despacho de abogados

637 903 716 | alvaro@clippingrrpp.com

Súmate a mi comunidad privada para abogados

Call Now Button