dossierTenemos por delante la misión más crucial para una empresa: dar a conocer lo que hacemos. De nada le servirá a una empresa u organización desarrollar una labor sin que sus potenciales clientes la conozcan. Uno de los públicos que toda entidad tiene son los medios de comunicación, en tanto que queramos darle relevancia social a nuestra actividad. Para ello, el dossier de prensa va a recoger de una forma sinóptica, la función principal, el objeto social de nuestra actividad, a salvo de una eventualidad o una necesidad informativa concreta. Será una presentación general de la empresa. Entonces ¿qué diferencia hay con el catálogo corporativo?

A priori, es una pregunta que todos nos podemos hacer. En ambos casos, se tratará de una presentación escrita, maquetada e impresa de nuestra empresa. Pero existen diferencias fundamentales que vienen de la intención: el catálogo persigue vender, concretar una compra. El dossier busca ser noticia. Ello va a delimitar lenguajes muy distintos.

Tomemos un periódico cualquiera, y observamos el tipo de lenguaje que se emplea en un anuncio (texto comercial) y el que se usa para las noticias (texto periodístico). La diferencia estriba en que a un comprador le podemos decir “somos los mejores” y excitar su necesidad de compra. Pero a un periodista no se lo podemos decir sin más. Querrá saber porqué. Requiere un formato específico que solo otro periodista le sabrá aportar.

Actualmente existen muchas empresas que diseñan catálogos o folletos… que se lo ofrecerán como un dossier, ya que no tienen periodistas en su plantilla. Pronto comprobará que lo que incluye, no se traducirá en noticia. Confié solo en profesionales, para su trato con los medios. Eso en sí, ya es una buena noticia para su empresa.