fbpx

Hablemos de abogacía y criptomonedas. En un mercado tan saturado como el de la abogacía (donde la división entre el total de litigiosidad 2020 y el censo de abogados colegiados apenas dio para 10 casos menores/año) es imprescindible abordar nuevos espacios (recomiendo leer La estrategia del océano azul, sobre el la diferenciación en el ámbito de los negocios de W. Chan Kim y Renée Mauborgne) no explotados —o al menos no masificados— para asegurar la viabilidad o la prosperidad de nuestro despacho.

El mundo de las criptomonedas, los criptoactivos o criptodivisas aparece como uno de esos océanos no diezmados por pescadores que se nos adelantaron. La natural condición de novedad de la propia blockchain (la tecnología que hace rolar la criptomoneda) despeja el horizonte de competidores. Por ahora.

Abogacía y Criptomonedas

Disclaimer: aquí no vamos a dar tips al abogado para que se convierta en un criptoinversor. Dios nos libre.

Aquí vamos a analizar el nicho de la criptomoneda como espacio para ofertar servicios legales que respondan a la necesidad de asesoramiento jurídico especializado que demanda este sector que de puro nuevo, se halla huérfano de despachos con un profundo conocimiento del marco legal en pañales y en ciernes que le afecta.

Diversos estudios coinciden en señalar que en torno a un 10% de los españoles tienen algún tipo de relación con criptomonedas. Un nicho de 4 millones de posibles clientes para tu despacho Clic para tuitear

¿Hay volumen como para apostar por este nicho?

Desde luego que sí. Y todos los vectores apuntan a que habrá más. Déjame darte algunos datos, que siempre son más convincentes que la opinión de fulano de tal, sea quien sea ese fulano.

En 2009 aparece la primera criptomoneda del mundo: BitCoin. A cierre de 2021, existen casi 9000 criptomonedas, cada una con su nivel de fama y valor de capitalización propio.

Demanda. Se han hecho dos estudios en España, uno de Statista y otro de ING que buscaban cifrar cuántos españoles tienen inversiones en criptomonedas. Statista extrajo que el 9% de la población mientras que ING habló de un 10%. La proximidad de resultados, me merece cierta credibilidad (con precauciones). Alrededor de 4 millones de españoles tendrían alguna cantidad de criptoactivos.

Volumen de búsqueda. Si analizamos cuánta gente buscó información sobre criptomonedas en 2014 frente a la que lo sondeó en 2021 verás una gráfica al alza tan vertical como el Empire State. Siempre es un testigo fiel de hacia dónde se dirige la atención de la gente.

Presión Comercial. Dar un paseo por Instagram, Youtube, Facebook o LinkedIn supone exponerse a decenas de anuncios de criptomoneda: ¡Invierte! ¿Cómo gané 100000 dólares en un mes con criptomonedas? y así una multitud de anuncios —sensacionalistas algunos, horteras otros— que nos ponen sobre la pista de que aquí hay mercado.

Asesoramiento legal en Criptomonedas. Abogacía y criptomonedas

Hablar de abogacía y Criptomonedas implica hablar de cómo tiene que ser un servicio de asesoramiento legal y jurídico en materia de criptomoneda. A mi parecer, esto parte del axioma clásico: entender el problema/necesidad y desarrollar una solución a su medida.

Por lo tanto, el abogado tiene que tener —cuando no una profunda comprensión— unas nociones mínimas acerca del funcionamiento de las criptomonedas (para entender la necesidad de sus clientes) y formarse en el ámbito específico de la normativa emergente (para poder ofrecer su solución/servicio).

El mercado de criptodivisas da lugar a espacios de tributación, compraventas, interacciones de mercado… que urgen de abogados especialistas en su ámbito Clic para tuitear

¿Qué son las criptomonedas?

Creo que la mejor manera de entender la criptomoneda es tomar la palabra y desglosarla.

Se nos queda cripto por un lado y moneda por otro. La criptomoneda es una moneda digital (no física) —con la que ya incluso puedes pagar en algunos establecimientos— que está descentralizada (no depende de un Banco Central). Cripto, significa que la información de tus pagos, transferencias etc. está encriptada es decir cifrada con un código de seguridad que la hace inviolable y segura.

Para esa encriptación se usa la tecnología Blockchain.

¿Cómo se gana la vida la gente con las criptomonedas?

Trading, Stacking e influencing marketing fundamentalmente. Hay algunas otras formas, claro que sí, pero éstas que te apunto son las más representativas.

Vamos a dar un repaso rápido y somero porque ya hemos dicho que esto no es un post para que el abogado invierta en criptodivisas (sino en la legalidad que las rodea) ni yo soy la persona adecuada para instruir a nadie en criptoinversiones caso de que fuera ese el hilo de este post.

Trading: especulación con las criptomonedas y su valor oscilante. La compras cuando vale poco, la vendes cuando vale mucho.

Stacking: son rendimientos de capital, pero en versión cripto. Un depósito a plazo fijo. El poseedor de criptomonedas tiene bloqueadas en un monedero digital una parte de sus criptoactivos, a cambio de un rendimiento.

Influencer: quienes tienen comunidades con muchos seguidores, les recomiendan invertir aquí o allá a cambio de una comisión en criptodivisas o en dinero normal, o de un fijo, según lo negocie.

Abogacía y Criptomonedas

¿Por qué las criptomonedas son un buen nicho de mercado para abogados?

Los inversores son gente con dinero. Si no tienes para poner un plato de lentejas en la mesa, no sacarás fácilmente 500 € para comprar la criptomoneda que te recomienda el Tiktoker de turno. El inversor tiene capacidad económica. Esta gente con cierta solvencia es público deseable para tu despacho.

En el otro lado la criptomoneda atrae también a personas con escasa liquidez, que seducidas por la promesa de dinero rápido, invierten y pierden lo poco que tienen persiguiendo una quimera que viaja a lomos de una publicidad no lo suficientemente explícita acerca de los riesgos de semejante inversión. Un potencial caso de publicidad engañosa sobre el que los despachos pueden trabajar.

Las entidades y particulares que se están acercando a las criptomonedas, precisan ser asesorados legalmente: fiscalidad, contratos, publicidad engañosa etc. Clic para tuitear

Las empresas cuya actividad pivota sobre la criptomoneda, la minería de datos etc. también precisan ser asesoradas en materia legal. La descentralización, la deslocalización, la modernidad y la posmodernidad, por muy cool que sean, también tienen que ajustarse a unas normas y obligaciones como todo quisque.

Subsectores por explotar para abogacía y criptomonedas

Publicidad engañosa

Son una inversión de riesgo. Me gustó mucho la exposición en declaraciones a El País de Grégory Claeys, investigador del laboratorio de ideas Bruegel, con sede en Bruselas, hablando sobre la sustitución de las monedas actuales por parte de las criptomonedas: “Soy escéptico. Para ser una moneda hacen falta dos cualidades esenciales: estabilidad para que la gente pueda usarla para ahorrar, y que su uso esté muy extendido. De momento, las criptomonedas no tienen esas propiedades. Alternan fuertes subidas con desplomes, no puedes comprar un café con ellas, y si lo comparas solo con el efectivo circulando en euros su uso es ínfimo”.

Pero al margen de poder pagar o no un café con criptomonedas, son una inversión de riego, con incertidumbre. Hay gente que se ha hecho rica con ellas (eso es innegable) y gente que se está arruinando (lo que también es innegable) por no saber moverse en ese tablero.

Cuando esto no se detalla y advierte con claridad, la publicidad sobre criptodivisas adquiere matices muy controvertidos.

Caso del Tweet de Iniesta.

Hace una semana o así, Iniesta se despachaba con un post que le hizo pasar de héroe a villano en diez minutos (el dramatismo de las Redes Sociales también es así). El buen Andrés publicó esto:

Y se armó el Belén. La propia CNMV afeó al emblemático yerno de España el motivar a sus 25,2 millones de seguidores en Twitter en la inversión en criptodivisas.

«Hola, @andresiniesta8, los criptoactivos, al ser productos no regulados, tienen algunos riesgos relevantes. Es recomendable leer el comunicado de @CNMV_MEDIOS del 9/2/2021 e informarse a fondo antes de invertir en ellos o de recomendar a otros que lo hagan».

Y con este rapapolvo al buen Iniesta (que seguramente ni sabe lo que es una criptomoneda ni bendita la falta que le hace pero le pagaron un dineral por poner ese tweet) el supervisor bursátil hace una declaración de intenciones sobre la regulación de la publicidad alrededor de activos de gran incertidumbre.

Muchos despachos legales tendrán que representar a sus clientes en 2022 por haber perdido cantidades de dinero (en Euros) por meterse en plataformas de inversión que no les explicaron con exactitud y adaptación curricular en qué jardín se estaban metiendo.

Fiscalidad, impuestos, obligaciones

Las naciones se mueven entre la ignorancia del gobernante sobre este nuevo paradigma económico y sus ganas de sacar tajada en forma de impuestos.

Esto abre un nuevo campo de especialización a los despachos legales —tal vez el más claro—: la fiscalidad de la criptomoneda.

IVA, RENTA, Sucesiones y Donaciones, IAE… Los inversores necesitan asistencia legal alrededor de estas cuestiones.

  • ¿Está preparado tu despacho para asistir a esos 4 millones de españoles (o del país que me leas)?
  • ¿Sabes qué normativa específica —si la hay— existe para las criptodivisas?
  • ¿Sabes cómo aplican los impuestos ya conocidos a cada modelo de negocio alrededor de la criptomoneda?

En la medida en que domines lo anterior, puedes tener un despacho especializado en fiscalidad de la criptomoneda —tal vez el único de tu ciudad—, y ser una referencia posicionada para toda esa gente que a diario pregunta al buen Google cosas cómo:

  • ¿Tengo que declarar en la RENTA mis criptomonedas?
  • ¿Qué impuestos gravan lo que he ganado especulando con criptomonedas y cómo se declaran?
  • ¿Cómo afecta el IVA a las criptomonedas?
  • ¿Qué pasa si mi padre fallece y me deja criptomonedas también en la herencia?
  • En un divorcio ¿tengo que repartir las criptomonedas con mi ex, aún cuando solo yo las compré y me interesé por ellas?

Y tantas otras preguntas como estas, que necesitan un abogado que las responda con solvencia y profundidad de conocimientos especializados. He ahí tu nicho.

Actividad económica

Hay que darse de alta cuando estás utilizando de manera ordenada recursos técnicos y humanos al servicio de una actividad que produce dividendos.

Si estás haciendo minería de datos, siendo un minero que ayuda a funcionar esa cadena de blockchain donde la información viaja de manera cambiante haciendo imposible hackearla y blindando la seguridad de las operaciones con criptomonedas estás desempeñando una actividad económica que se debe justificar como tal.

Si haces trading igual.

Interacciones de mercado

Necesitas un monedero digital para almacenar Criptomonedas. Este servicio muchas veces lo dan servidores que ofertan ese servicio. Desde el momento en que se genera una relación comercial empresa/cliente pueden surgir focos de conflicto, diferencias, reclamaciones…

Tanto la empresa del servidor como el contratante del servicio pueden necesitar un abogado para resolver sus diferencias y será de su preferencia el que esté especializado en el marco legal de los criptoactivos. La empresa del servidor, sobre todo, valorará ese matiz especialista, «anichado» si me permites el palabro, que le dice: estoy aquí, soy abogado y te entiendo más a fondo que los demás.

Ciberseguridad y Ciberdelitos

La ciberseguridad y el ciberdelito son un espectro mucho más amplio que el de las criptomonedas. No solo las divisas digitales necesitan seguridad.

Pero me parece adecuado recalcar que la ciberseguridad crece como obsesión en una sociedad que cada vez más vive en el metaverso o mundo digital. Más personas intentarán delinquir en ese espacio virtual y más diligencias habrá que tomar en su contra en forma de ciberseguridad.

Esto va a generar —está generando ya—, espacios de compliance, litigiosidad, asesoramiento… que pueden ser participados por tu despacho.

Posicionarse, esa es la clave

Tan importante o más, cómo hacerse experto en este segmento para explotarlo, es posicionarse en Google como una de las primeras referencias para ese servicio.

Formarse en la materia y no darlo a conocer a quien podría interesarle parece un tanto absurdo, ¿no crees?

«Hacer negocios sin publicidad es como guiñar el ojo a una chica en la oscuridad. Tú sabes que lo estás haciendo pero ella lo ignora»

Britt Stuart publicista principios del siglo XX

Asumiremos que si nuestro público es capaz de tener dinero en forma de activos digitales en vez de guardadito en el banco, cual Golum con su anillo, estamos ante un perfil de cliente que suele consultar Google. Por eso es en Google donde tenemos que ser visibles ante ese cliente tan tecnológico.

Ser lo primero que ve cuando llega a Google y busca «abogado especialista en Criptomonedas» se consigue con posicionamiento SEO de calidad y cuando no lo hay, tendrás que pagar anuncios a Google. El SEO, desde luego es la opción más rentable como conté en una entrevista que me hicieron hace algunos meses y que te dejo en este enlace si quieres profundizar en la materia.

Además, teniendo en cuenta que tu cliente está familiarizado con el mundo digital, no es ajeno a que los anuncios los paga cualquiera, pero no cualquiera es primera página en resultados orgánicos o naturales (Posicionamiento SEO) por lo conciso y valioso que es su contenido. Razón de más para explorar esta fórmula para este nicho.

Photo by Christin Hume on Unsplash

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)