fbpx

En este post resumiremos 7 aspectos elementales que hemos recopilado a lo largo de las muchas campañas e-mailing o newsletter que llevamos a cabo en nuestra agencia.  El criterio para seleccionarlos e incluirlos en esta lista no es otro que el resultado obtenido. Es decir, vamos a señalar aquellos parámetros que estaban presentes en las campañas más exitosas que hemos creado en formato newsletter. Éxito no significa –qué bonito quedó– o –qué renombre hemos obtenido-. Para una agencia de comunicación el éxito se da únicamente cuando nuestro cliente consigue vender más a razón de nuestro aporte.

7 aspectos para que una campaña e-mailing se traduzca en ventas

  1. El cliente se implica: la agencia conoce el mundo publicitario y las reacciones de los clientes ante los mensajes persuasivos. De acuerdo. Pero nadie conoce el producto como la propia empresa anunciante. Así que, nada de diseñar la campaña al margen del cliente. El trabajo en equipo es fundamental. Escuchemos a quien tiene que vender ese producto o servicio todos los días.
  2. Base de datos: ¿a quién se va a enviar la campaña? De la calidad y cantidad (por este orden) de los contactos incluídos en la lista de e-mails va a depender gran parte del éxito de la campaña. Hay que asesorar a la empresa sobre estrategias de captación de contactos (siempre conforme LOPD) si vemos que carece de una buena pléyade de contactos.
  3. Segmenta: es fundamental mandar contenido relevante. Hay que huir de esa actitud de –mándaselo a todos, al que no le interese, quizás tiene un primo que sí– Esa no es una actitud profesional y lo que es peor, tampoco es rentable. Solo conseguiremos bajas en la lista de difusión. Asegúrate de que la persona a la que escribes está medianamente interesada en lo que envías.
  4. Call to action: invita a la acción. Un e-mail que no tenga un pulsa para más o un compra ahora, rellena, responde… alguna invitación a hacer una interacción, dará mucho peor rendimiento que uno que sí lo haga.
  5. Diseño profesional: nunca mandes una imagen pegada en el texto, pesará y será horrible para quien se lo envíes. Tampoco toda la información en una imagen. Si los antivirus no ven texto en el e-mail (aunque en tu imagen haya letras eso no lo pueden distinguir e interpretar) considerarán que es spam. En general, si no tienes diseñadores en la empresa, ponte en contacto con una agencia especializada. El precio no es muy caro y el resultado es diametralmente mejor.
  6. Acota: no quieras contar mil mensajes a la vez. Mejor mil campañas de un mensaje que una de mil. Tómate tu tiempo. Si envías un e-mailing con una sola oferta, un solo mensaje claro, breve y con el beneficio para el cliente bien destacado aumentarás la sensación de confianza en el cliente –Me escribe para decirme solo esto. Debe ser importante– No hagas de tu campaña un baratillo de mil opciones.
  7. Ofrece el máximo de información con el mínimo de palabras. No seas pedante, ni demasiado técnico. No quieras contar todos los beneficios si son muchos. Destaca lo más importante en letras mayores. Si en la bandeja de correo de tu lector entran muchos al día (lo cual precisamente suele ocurrir a aquellos que más dinero tienen) no va a dedicar mucho tiempo a leer uno de tipo promocional. Se breve y llamativo pero sin usar nunca palabras como -chollo, ganga, ofertas…- porque aparte de vulgares, hacen saltar muchos antispam (antivirus)
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)